Ofrecemos una amplia gama de servicios podológicos a nivel general, deportivo e infantil. En caso de que surja algún tipo de problema en el pie, no dudes en venir a nuestra clínica, usamos las más modernas técnicas con los mejores resultados.

Podología General

En Clínica del Pie La Unión y Casariche realizamos podología integral, concretamente:

* Deslaminado de durezas y callosidades.

* Corte, fresado y tratamiento de las enfermedades de las uñas.

* Verrugas plantares (papilomas).

* Confección de ortesis de silicona a medida.

* Estudio y diagnóstico de la pisada mediante el uso de plataforma de presiones informatizada (podoprint® y podobit®).

* Toma de moldes y realización de plantillas totalmente personalizadas para adultos, niños, diabético, deportistas, amputados.

* Estudio y diagnóstico de afectaciones dermatológicas mediante el uso del dermatoscópio.

* Estudio de la sensibilidad mediante el uso del monofilamento, diapasón y vascular mediante el uso de la ecografía doppler, tratamiento del pie diabético

Podología Deportiva

Dado el auge del deporte como filosofía de vida, la aparición cada vez más frecuente de patologías que afectan a los pies y de forma indirecta al resto del cuerpo (tobillo, rodilla, cadera, columna vertebral, musculatura, ligamentos, pinzamientos nerviosos) la podología deportiva, junto a otra serie de disciplinas (fisioterapia, osteopatía, homeopatía) ofrece un amplio abanico de soluciones basándonos en la evidencia científica del estudio biomecánico, estudio personalizado de la marcha y de la carrera mediante el uso de sistemas informatizados tales como Podoprint® y Podobit®, plantillas y revisiones periódicas, en deportes tales cómo maratón, fondo, fútbol, tenis, padel, atletismo, etc.

Podología Infantil

La infancia es la etapa en la que suelen aparecer la mayoría de trastornos que pueden afectar al individuo en su edad adulta y dónde es posible realizar una prevención primaria, es decir, actuar antes que aparezca el problema o bien para evitar el desarrollo del mismo e intentar minimizar sus efectos, siempre que sea posible y exista capacidad de corrección.

Un buen momento sería a partir de los 3 años, siendo conscientes que el pie del niño aún contiene gran cantidad de grasa, lo cuál nos puede hacer pensar que no es normal y se esté produciendo un retraso en el desarrollo, no siendo del todo cierto.

Es vital realizar una buena exploración y estudio de la marcha, así cómo revisiones periódicas para ver la evolución de cada caso, ya que no todo es patológico, ni necesario siempre el uso de plantillas, salvo que exista una justificación clara.

También es frecuente la aparición de problemas en los dedos de los pies, desviaciones que suelen evolucionar favorablemente, con el uso de vendajes, manipulaciones, ortesis de silicona y calzado infantil adecuado.